Corbera

HISTORIA DE CORBERA

El nombre de Corbera significa “nido de cuervos”. De hecho en el antiguo escudo de la Vila i Honor de Corbera figuran, al lado del castillo y las barras de Aragón, dos cuervos.
Los origenes de Corbera debemos buscarlos en la época romana, su castillo musulmán fue construido sobre cimientos romanos. Pero es en la época prehistórica donde hemos de encontrar Escudo_de_Corberalos primeros indicios de habitantes, según los descubrimientos aqueológicos hechos en la Cueva dels Gats, Puntal de l’Agüela, Cueva de les Ratetes, Muntanya de Carles, Poblado del Castillo, etc..

El Castillo de Corbera era muy importante en la época musulmana y durante la baja edad media tuvo jurisdicción sobre un amplio territorio entre el rio Xúquer y la sierra de Corbera, limitando al Oeste con Alzira y al Este con Cullera y el mar, formaban su demarcación los actuales municipios de Favara, Llaurí, Polinyà de Xúquer, Riola y Fortaleny, i una serie de núcleos desaparecidos, de los cuales quedan los nombres en algunas partidas de los distintos términos municipales actuales, como Nacla, Alcudiola, Llíber, Montsalvà, Matada, Benihomer, Beniboquer, etc..

Sobre el cerro de Sant Miquel están las ruinas de la ermita homónima construida en la época medieval, S.XIII, y adosada a la misma se pueden ver los cimientos de una torre árabe.

En tiempos de Jaime I, Corbera era propiedad del caudillo musulmán Al-Azraq, hasta la conquista por el rey cristiano en 1248. Corbera cambió de manos unas cuantas veces, Pedro (hijo de Jaime I) en 1263, Juan de Aragón hijo de Jaime II en el siglo XIV, Abad de la Valldigna, Pedro de Xérica (1349), Alfons el Magnànim (1416), Rocafull, Gilabert, Vilarragut, etc.., se incorpora definitivamente a la Corona en 1580, y se mantiene como Vila i Honor de Corbera con Riola, Polinyà de Xúquer y Fortaleny hasta el 1839, en que se acuerda el desmenbramiento en terminos municipales independientes.

Las Germanias (1519 – 1523) también afectaron a la población de Corbera. La Villa propiedad del Duque de Gandia, Joan de Borja i Enriquez, hizo frente a los ataques de Joan Caro, capitán de las huests ciudadanas. El Duque reccibe la ayuda del lugarteniente de Valencia Don Diego Hurtado de Mendoza. Una vez reconquistada Corbera el Duque reconstruyó el castillo

En 1534 la villa fue erigida como rectoría de los moriscos. En 1596 se construyó un templo parroquial cristiano por mediación del Arzobispo de València Joan Enriquez de Ribera quien también declaró la parroquia independiente de Riola (1586).

El 22 de septiembre de 1609 fueron expulsados los moriscos, dejando una serie de problemas económicos y demográficos. En 1889 se padece la epidemia de cólera.

Entre los años 1940 y 1953 fue construida la nueva iglesia parroquial en sustitución de la antigua que fue derribada durante la guerra civil y que databa del siglo XVI.
De la Plaza Mayor salen diversas calles (Major, Sant Vicent, Don Pedro Roca, ) las cuales como también sucede con las de Cervantes y Duque de la Victoria, contienen un gran número de casas con unas fachadas modernistas dignas de verse. Esparcidas por el termino hay numerosas casas de campo magníficas, con largos caminos de entrada, que denotan la riqueza generada por la citricultura durante el primer tercio del siglo XX.

.

Es, sin duda, el monumento más importante de la localidad, el cual se encuentra situado sobre una colina.  A sus pies se extiende la población de Corbera. Su orígen hay que buscarlo en la época romana. No obstante, la fortaleza, construida probablemente sobre cimentaciones anteriores, es un claro ejemplo de fortificación islámica, aunque reformada en época cristiana. El Castillo jugó un importante papel durante la Guerra de las Germanías, donde en junio de 1521 tuvo lugar una batalla que lo destruyó por completo.

En sus orígenes poseía un gran valor estratégico, debido a su situacióSin-título-2n elevada sobre el conjunto del territorio. Se dice de él que fue refugio del rey musulman cuando fue derrotado por el Cid Campeador cerca de Valéncia.

De las ruinas que aun quedan en la actualidad, destacamos sus muros, que tienen una amplitud de 47 cm, construidos fundamentalmente a base de cal y piedra. El antiguo patio de armas posee cuatro contrafuertes, y una gran torre albarrana hace de avanzadilla sobre el pueblo, justo donde comienza a descender los campos de naranjos escalonados en terrazas.

El Castillo fue declarado Bien de Interés Cultural con la categoria de Monumento, en base a la disposición adicional primera de la Ley 4/1998, de 11 de junio, de la Generalitat Valenciana, del Patrimonio Cultural Valenciano, teniendo su perímetro de delimitación del entorno del Monumento todo el espacio que forma la colina sobre el que está construido.